Publicaciones

Cabecero

Acercándote a la Editorial Octubre: una entrevista con Daniel González

23 Noviembre, 2015

“Los pronósticos que en 2010 auguraban el fin del libro físico frente a la irrupción del electrónico en menos de un lustro no se han cumplido… Incluso en Estados Unidos, el principal mercado mundial de e-books, la tendencia creciente de consumo se ha estancado en los últimos tres años. Todo parece indicar que durante un buen tiempo los dos formatos convivirán en más o menos feliz armonía”, nos relata Daniel González, Director de la Editorial Octubre.

La Editorial Octubre fue presentada en la Feria del Libro del 2014 y con apenas un año de vida, posee ya una veintena de títulos editados y publicados, entre los cuales se destacan las obras de reconocidos autores como José Pablo Feinmann, María Seoane, Beto Casella, Bobby Flores, Mempo Giardinelli, Jorge Abelardo Ramos, Mario Rapoport, Hugo Chumbita, Marcelo Sain, Hugo Biagini, el artista Daniel Santoro y el economista francés Robert Boyer, entre otros.

Desde la UMET charlamos con su director para conocer más acerca de los nuevos retos, metas y desafíos de dicha casa editora.

– ¿Cómo nace la Editorial Octubre?

La editorial nace como una iniciativa de la Fundación Octubre y de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, y constituye una nueva apuesta cultural del sindicato de los trabajadores de edificios. En ese sentido se inscribe en un marco más general, en el que también se pueden mencionar las actividades del Centro Cultural Caras y Caretas, el grupo de publicaciones (Caras y Caretas, Z, El Planeta Urbano, entre otras), las dos radios, la producción audiovisual y otras acciones que apuntan al consumo de bienes culturales por parte de los trabajadores y la comunidad en general.

La Editorial Octubre publicó sus primeros títulos a mediados del 2014 y antes del fin de ese año empezó a llegar a las librerías de la ciudad de Buenos Aires, el conurbano y La Plata. Hoy hemos seguido avanzando en nuestro crecimiento comercial, alcanzando casi 200 puntos de venta y llegando a varias ciudades del interior del país.

Al mismo tiempo implementamos otra línea de publicaciones más académicas (libros y cuadernos de estudio) que desde la UMET pueda satisfacer las necesidades de la propia comunidad universitaria.

– ¿Cuál consideras que es el objetivo fundamental de la editorial?

Nos proponemos rescatar, recuperar aquellas ideas trascendentales que la mala memoria echó al olvido, intentar que no se marchiten las que animaron tantos desvelos y pasiones, pero también hurgar en el mundo actual del conocimiento, intentando descubrir las ideas que van a dejar huella, las que rompen la matriz, las que se van a convertir en trascendentales con el paso del tiempo.

– ¿Cuáles son los temas que más influyen al elegir publicar un libro?

Como se observa en nuestros primeros títulos (casi treinta en este año y medio de vida) venimos privilegiando el ensayo, el análisis, la divulgación, sobre un abanico temático amplio: desde la historia hasta la filosofía, pasando por la política, la economía, la cultura, la vida cotidiana, la música…
Nos gusta pensar que nuestros libros puedan aportar, explicar, ilustrar, interpretar. Que te lleven a descubrir lugares poco transitados o nuevos caminos para los más transitados.

Que sean libros que te cuenten buenas historias, te permitan descubrir personajes desconocidos, te hablen de cosas nuevas o te ayuden a mirar las viejas desde otras ópticas.

Que te identifiquen, te refieran, te provoquen empatía, te hagan sospechar que en algún momento te han robado una idea y la han puesto por escrito. Pero tampoco nos molestaría que algunos libros te enojen, te incomoden, te obliguen a pensar un poco más y eventualmente replantear tus ideas, como para modificarlas en algo o ratificarlas.

– En un mundo que privilegia cada vez más el acceso a lo escrito a través de la tecnología, ¿por qué crear una editorial?

Una editorial trasciende todos los formatos y por eso sus títulos están en papel y también en forma de e-books.

De cualquier manera, los pronósticos que en 2010 auguraban el fin del libro físico frente a la irrupción del electrónico en menos de un lustro no se han cumplido… Incluso en Estados Unidos, el principal mercado mundial de e-books, la tendencia creciente de consumo se ha estancado en los últimos tres años. Todo parece indicar que durante un buen tiempo los dos formatos convivirán en más o menos feliz armonía.

A nosotros nos agrada esa convivencia porque, básicamente, nos agrada que la gente lea, más allá de la plataforma de origen de su lectura: bienvenido si es un libro tradicional, bienvenido si es un e-book, pero también si es una revista, un diario, un fascículo, un periódico barrial, un fanzine, una historieta, internet, una tablet, un celular… lo que sea.

En la Editorial Octubre, al igual que en la UMET, estamos convencidos de que, junto a los progresos económicos, laborales y de hábitat, las personas crecen y se enriquecen con una mejor educación y el consumo de bienes culturales realizados con talento y creatividad.

Y en ese marco creemos que la lectura es vital. Bradbury se preguntaba ¿qué tendríamos sin la lectura? Y se contestaba: ni pasado ni futuro.

– ¿Qué balance harías del camino recorrido hasta ahora y qué metas se propone la Editorial Octubre a futuro?

En principio, haber podido publicar una treintena de libros en este año y medio ya es un hecho que incluimos en nuestro activo. Puede no parecer tanto al lado de los dos grandes grupos editoriales (de la Argentina y del mundo), que editan localmente esa cantidad cada mes, pero para el resto representa un esfuerzo importante y un logro que nos llena de satisfacción.

Pero tengo que agregar que, además, estamos orgullosos de cada título que publicamos, no solo de los que han vendido muy bien o los que más repercusión y buenas críticas han tenido. Sentimos que todos, de una u otra manera, nos representan. Que el peronismo y la buena música, Lula y San Martín, el exilio y los pueblos originarios, el arte contemporáneo, la cultura villera y las cocinas migrantes, todos forman parte de un universo que editorialmente queremos integrar.

En cuanto a metas esperemos tener en 2016 tan buenos autores y títulos como los que hemos tenidos hasta ahora. Estoy seguro de que nos van a volver a acompañar nombres como los de José Pablo Feinmann, Bobby Flores, Mario Rapoport y Marcelo Sain, y que se van a sumar otros como Felipe Pigna y Carlos Nine. T

También serán de la partida jóvenes autores que, creemos, van a sorprender por las temáticas y sus puntos de vista. Y obras del extranjero, como dos volúmenes que ya están “en el horno”: uno sobre la vigencia de las ideas de Marx y otro donde reconocidos pensadores internacionales analizan el estado actual del capitalismo.

Más allá de los títulos y autores, la editorial va a tratar de ganar en presencia comercial en el interior del país y, en una segunda instancia, en otros países de la región. Vamos a avanzar con un plan de coediciones (este año hemos hecho una con CLACSO y otra con el Fondo Nacional de las Artes), especialmente con editoriales universitarias (EDUVIM, por ejemplo) con las que tenemos buena relación y confiamos en que podremos potenciarnos mutuamente. Intentaremos también tener presencia en algunas ferias internacionales y reforzar la que ya venimos teniendo en ferias nacionales, comenzando por la Feria del Libro de Buenos Aires donde volveremos a estar el año próximo con un atractivo stand.

General, Novedades

Newsletter

Recibí todos los meses en tu mail las novedades y eventos de la Universidad.