Noticias

Nuevo informe del Observatorio de la Deuda Externa

3 Enero, 2017

Argentina es el país emergente que ha emitido más bonos en los últimos 20 años para financiar gasto corriente y fuga de capitales

Para fines de 2016 se calculó una suba del 14,5% en el stock de deuda pública en comparación a octubre de 2015; en simultáneo, se proyectó para la misma fecha un ratio de deuda pública sobre PIB del 54,8% (+11,3 p.p.).

“La Argentina ha sido este año el país emergente que ha realizado la emisión de bonos comparativamente más voluminosa de los últimos 20 años. Dio así inicio a un cambio sustancial en la estrategia de administración de la deuda, que empujó el ratio de deuda sobre PIB del 43,5% al 54,8% en tan sólo un año”, sostuvo Arnaldo Bocco, director del Observatorio de la Deuda Externa (ODE) y del Departamento de Economía de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET). Y detalló: “El principal objetivo fue colocar deuda en el extranjero o a inversores externos”.

Por su parte, el rector de la UMET, Nicolás Trotta, manifestó: “El factor que representa uno de los mayores desafíos para la gestión económica en la actualidad, en un contexto de presunción de `recuperación de la confianza´ externa e interna, es decisivamente la fuga de capitales”. Y explicó: “en el primer año del actual gobierno la fuga de capitales aumentó un 72,1% respecto del año previo. En este sentido, la retórica de la confianza no terminó de convalidarse en la realidad, sino todo lo contrario”.

En el informe presentado por el ODE, se indica que los dólares que se fugaron teniendo en cuenta la formación de activos externos, la remisión de utilidades y el turismo alcanzaron durante el primer año del Gobierno de Cambiemos fue de USD 23.526 millones. La creciente extranjerización de la deuda genera un cada vez mayor flujo de dólares hacia el exterior por la cuenta de intereses. Si adicionalmente se incluye el pago de estos, la suma asciende hasta los USD 35.492 millones (82,7% más elevado con respecto a un año anterior).

Ver el informe completo

Desde el final de diciembre 2015 hasta el último dato publicado (26 de diciembre de 2016) las reservas crecieron sólo USD 13.417 millones. Es decir, tomando toda la deuda emitida durante 2016, más el monto considerado como fugado al exterior (adicionándole los intereses), se puede afirmar que aproximadamente el 70% de los compromisos en moneda extranjera y lo asignado a inversores externos se utilizó para financiar la fuga de capitales.

Por otro lado, el Tesoro Nacional, las Provincias y el Sector Privado se volcaron a emitir deuda en moneda extranjera en los mercados internacionales de crédito. En el  2016, la Argentina se ha endeudado en moneda extranjera, y en pesos con tenedores externos, por un total de USD 48.343 millones, de los cuales tan sólo el Tesoro Nacional es responsable de la emisión de USD 35.543 millones.

En perspectiva global, mientras que entre diciembre de 2015 y noviembre de 2016 se fugaron al exterior USD 23.526 millones, en igual período la Argentina emitió deuda por USD 48.343 millones, y las Reservas aumentaron USD 13.417 millones.

Para finalizar, Bocco anticipó que “si se tienen en consideración los anuncios de la reducción adicional a las retenciones a la soja y el débil comportamiento fiscal de la recaudación así como los fondos transferidos al sector rural, el 2017 será inevitablemente financiado con mayor endeudamiento externo y bajo leyes y jurisdicciones extranjeras. Esto abulta aún más los riesgos de sobre exceso de deuda en un mercado internacional que sin dudas será más amarrete tanto como más caro por la elevación de las tasas aplicadas por la FED, el Banco Central de los Estados Unidos”.

Trotta, por su parte, concluyó: “Asistimos una vez más a una experiencia dramática de un ciclo de endeudamiento no sustentable, como ha pasado sistemáticamente en nuestra historia, lo que traerá aparejados costos sociales demasiado elevados”.

 

FacebookTwitterGoogle+

Newsletter

Recibí todos los meses en tu mail las novedades y eventos de la Universidad.