Núcleo de Investigaciones en Políticas Públicas Urbanas (NIPPUR)

Cabecero

Podemos resumir nuestras preocupaciones en una serie de hipótesis, que en investigación proyectual pueden ser traducidas como lineamentos o posicionamientos, destinados a apropiar el concepto de proyecto urbano a nuestros contextos:

  • La investigación de nuevas categorías de lectura, proyecto y gestión del hecho urbano debe atender a sus múltiples referencias y sintetizar conocimientos provenientes de diversas disciplinas.
  • Dentro de estas disciplinas el proyecto asume un rol protagónico en tanto prefiguración posibilitante de las necesarias transformaciones.
  • La Ciudad latinoamericana, como manifestación espacial de un sistema socio – cultural específico, requiere de instrumentos conceptuales particularizados.
  • Sus diagnósticos no deben surgir del estigma de la “carencia” comparativa con modelos abstractos sino de la condición de “posibilidad” derivada de su circunstancia concreta.
  • Su territorio natural se reconoce como soporte de diversos modelos espaciales a lo largo de la historia, los cuales han dejado huellas o improntas como condiciones y posibilidades de futuros desarrollos.
  • En este sentido podemos entender nuestras ciudades como escenario de una serie de condiciones permanentes (flujo, referencia, habitación, intercambio, deslinde) las cuales asumen diversos paradigmas formales a lo largo de la historia. El proyecto trabajará entonces sobre estas categorías permanentes prefigurando las formas y prácticas contemporáneas que las manifiesten.
  • Los modelos urbanos no se sustituyen y reemplazan unos a otros por completo. Por el contrario las inercias del territorio los solapan y mixturan en convivencia. Es por eso que debe trabajarse sobre procesos de coexistencia y heterogeneidad, superposición y síntesis, antes que sobre modelísticas cerradas y acabadas.
  • El proyecto en consecuencia no derivará de una decisión totalizadora y apriorística, sino que se pretenderá estrategia socio – espacial, en la que sus condicionantes y posibilidades, aun las en apariencia contradictorias, serán consideradas en todas sus dimensiones y puestas en sinergia.
  • Frente a nuestra compleja realidad el proyecto no puede permitirse ser una respuesta lineal y dogmática, sino por el contrario debe presentarse como una herramienta consciente y abarcante de sus múltiples determinaciones y consecuencias.
  • Articular no se trata sólo de relacionar las componentes físicas o “piezas” de un proyecto, sino también de compatibilizar modelos, prácticas, estrategias, acciones, sentidos, lógicas, saberes, escalas, inserciones, gradientes, actores, y si es posible más.