Núcleo de Estudios del Brasil (NEB)

Cabecero

Un antecedente del vínculo con Brasil fue la presencia del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva en el acto oficial de inauguración de la UMET, que se realizó el 16 de mayo de 2013 junto con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Brasil experimentó un gran cambio desde la asunción de Lula el 1° de enero de 2003. Un obrero, dirigente sindical metalúrgico y fundador de un partido con base en los intereses de los trabajadores llegó a la jefatura de Estado de un país donde la desigualdad parecía inexorable y estaba revestida, además, de una ideología esclavócrata.

Desde ese momento, unos 40 millones de brasileños, una Argentina entera, accedieron al trabajo o mejoraron la calidad del empleo que tenían. Muchos disfrutaron por primera vez de agua potable y electricidad. Cientos de miles se acercaron a las universidades. La lógica de los gobiernos de Lula y de Dilma Rousseff fue que la expansión del mercado interno y el aumento del gasto social no debían ser solo una pieza del compromiso solidario para cambiar la historia de una nación fundada en tradiciones excluyentes. La política económica y la política social también tenían que ser un factor clave del crecimiento.

Entretanto, Brasil se propuso articular un polo de poder para tener chances más amplias de acción en un mundo que sus formuladores de política exterior deseaban cada vez más multilateral. El primer anillo de relaciones dentro de ese polo es el vínculo con la Argentina. El segundo, Mercosur. El tercero, Sudamérica. Igual que en la política económica y en la política social, la política exterior desde el 2003 buscó combinar criterios de solidaridad y criterios de eficacia de modo de que unos fortalecieran a otros y viceversa. Desde la Argentina es importante analizar el comportamiento exterior de Brasil, sobre todo con la Argentina.

Sin embargo, el Núcleo de Estudios del Brasil de la UMET se propone ir más allá. Sin una comprensión profunda de la realidad brasileña no habrá producción académica útil para la intervención concreta de los actores políticos y sociales cuando quieran entenderse con el país vecino, hermano y aliado. Conocimiento, para el Núcleo de Estudios del Brasil de la UMET, significa buscar la acumulación articulada de ciertos saberes:

  • Cómo actúa el Estado federal y qué características históricas y actuales tienen los Estados de Brasil.
  • Cómo operan las transnacionales de origen brasileño dentro y fuera del país.
  • Cómo funcionan los planes sociales en la política pública.
  • Cómo se despliega el crecimiento de la infraestructura.
  • Qué avances logran los sindicatos.
  • Cuáles son las nuevas aspiraciones de los millones de brasileños que ya accedieron al mercado de consumo y quieren otra vida.
  • Qué ocurre en los grandes centros urbanos con la vivienda, la salud y el transporte.
  • Cuál es la realidad de los grandes medios de comunicación y su contrapunto con la política.
  • Cómo se forman las mayorías en el Parlamento.
  • Cuál es el balance que realiza, sector por sector y detalle por detalle, la coalición que gobierna Brasil desde 2003 con la conducción del PT.