Noticias

Las tarifas en 15 claves

29 septiembre, 2017

1-Los ajustes tarifarios en gas y electricidad realizados a partir de 2016 no tuvieron razonabilidad ni gradualidad. Lo dice el fallo “Cepis” de la Corte Suprema. Tampoco se respetaron esos principios luego de la Audiencia Pública. Y hacia el futuro las  previsiones del Gobierno para los próximos dos años consisten en aumentar las tarifas de gas, ahora dolarizadas, de manera exponencial, al punto de hacerlas impagables.

2-Hay un incremento promedio de entre 600 y el 1.000 por ciento, que llega a 1.700, en las tarifas residenciales de luz entre diciembre desde 2015 a la actualidad. El incremento salarial no pasó del 60 por ciento. Y esto se produjo solo en un consumo familiar.

3-En gas el promedio de incremento fue del 600 por ciento cuando en realidad la gente ya pagaba lo que valía el gas. Otro tarifazo.

4-Los ajustes tarifarios fueron hechos de manera abusiva respecto de los ingresos medios de la población, vulnerando esos principios de la Corte y de los Tratados Internacionales.

5-La tarifa eléctrica requería una actualización de acuerdo con los costos, pero debía hacerse de conformidad con el contexto socio-económico.

6-En lugar de atender a los ingresos, el Estado produjo un shock para todos los sectores: residenciales, industriales y comerciales. No hubo inversiones y el servicio no mejoró.

7-El shock superó incluso las expectativas gradualistas de centros de análisis del sector energético como FIEL o el Instituto Mosconi, que proponían plazos de 4 a seis años.

8-Las tarifas eléctricas aprobadas en las revisiones de 2016 y 2017 no contemplan un balance del comportamiento económico de las distribuidoras del AMBA, Edenor y Edesur, que transmita en forma transparente los manejos de fondos hasta la actualidad.

9-El costo de la generación eléctrica, que es aproximadamente la mitad de la tarifa, subió más allá de lo razonable por medidas del gobierno extrañas al sector, entre ellas el costo del gas y de las energías renovables.

10-La quita de subsidios prevista profundiza el shock tarifario eléctrico y la brecha entre los ingresos medios y las tarifas a incrementarse. Tiene graves consecuencias sociales, y económicas para el comercio y la industria.

11- La tarifa de gas no estaba desactualizada, como pretendió argumentar el Gobierno, salvo en alguna medida en el transporte y la distribución.

12- Por el contrario, se pagaba el costo real de la producción de gas, y existía un subsidio menor en distribución y transporte.

13- No existió nunca emergencia energética en el sector de gas, aunque sí la necesidad de incrementar la producción nacional.

14- El Gobierno trasladó un subsidio a las petroleras para que produjeran más gas, como un estímulo, a la tarifa final de los usuarios, más allá del costo real, con lo cual éstos pasaron a subsidiar a las petroleras en más de 2.000 millones de dólares anuales sin ningún motivo, ya que no ello no responde a una mayor producción.

15- El tarifazo de gas no se corresponde con una mayor producción nacional. Se incrementó así el déficit en este combustible y el ajuste no tuvo razonabilidad alguna.

 

 

FacebookTwitterGoogle+

Newsletter

Recibí todos los meses en tu mail las novedades y eventos de la Universidad.