Departamento de Tecnología, Innovación y Calidad en Formación Profesional

Cabecero

Gustavo Álvarez: “Lo más importante será el fortalecimiento institucional de las escuelas de formación profesional”

13 octubre, 2015

La UMET está poniendo en marcha este año el nuevo Departamento de Tecnología, Innovación y Calidad en la Formación Profesional.

“El aporte más importante [de este departamento] será el fortalecimiento institucional de las escuelas de formación profesional. Me parece que ése es el punto central. Queremos que las escuelas sean de calidad y que puedan brindar las herramientas concretas para que los estudiantes se desenvuelvan libre e independientemente y, que a partir de la formación profesional cada uno de ellos armen sus proyectos de vida”, señala su director Gustavo Álvarez.

Gustavo Álvarez* es Licenciado en Ciencia Política de la UBA, lleva adelante desde la FATERyH la referencia en materia de educación para el trabajo a nivel nacional y conversamos con él para que nos cuente qué es y cómo funciona esta nueva área de trabajo de la Universidad.

¿De qué se trata este departamento de Tecnología, Innovación y Calidad en Formación Profesional?

Este departamento surge con el objetivo de fortalecer el sistema de formación profesional de manera integral.

Cuando hablamos de formación profesional nos referimos a la formación para el trabajo, como puede ser por ejemplo, instruir para que las personas en su condición de trabajadores o estudiantes adquieran un perfil determinado, para su directa inserción en el mercado laboral, como por ejemplo el de maestro pastelero, plomero, cerrajero, electricista, entre otros.

Este departamento tiene organizadas sus acciones en cuatro ejes de trabajo, a saber: un eje ARTICULADOR a través del cual la Universidad se vincula con otras instituciones que trabajan en formación profesional, un eje ACADÉMICO para diseñar y luego ofrecer a directores, instructores, regentes y administrativos de los CFP’s, la formación en diplomaturas en vistas de fortalecer la gestión de las instituciones de formación profesional, también brindar capacitaciones específicas o tecnicaturas a la comunidad educativa del sistema o de sectores, organizar prácticas en puestos de trabajo para los aprendices y, principalmente producir conocimiento científico en temas ligados al sistema de formación profesional.

El tercer eje será el de TRANSFERENCIA para acompañar a los actores en la delimitación y construcción de los campos profesionales de cada sector, y por último el eje FORTALECEDOR, donde a través de producciones de material del sistema de formación profesional podremos compartir estrategias y contenidos con escuelas de todo el país.

Cada uno de los ejes mencionados tiene su grupo de destinatarios bien definido, sin embargo el pilar fundamental de este sistema son los estudiantes como futuros trabajadores, o personas en actividad que pueden seguir creciendo con un programa de formación continua. Por ello, desde el Departamento se hará un fuerte hincapié en la orientación educativa y laboral desarrollando dispositivos que sirvan para guiar a los estudiantes o trabajadores en sus trayectos formativos.

¿Cómo va a funcionar este departamento?

El departamento va a funcionar como espacio de encuentro de los integrantes de las escuelas de formación profesional, de las empresas con sensibilidad social y visión educativa, las organizaciones sindicales y las diversas carreras que se dictan en la propia universidad, con lo cual existirá una vinculación hacia adentro y otra hacia afuera.

¿Cómo entonces forman parte los alumnos de la UMET?

Dentro de las acciones planificadas tenemos el desarrollo de prácticas educativas en los puestos de trabajo. El objetivo es lograr que en determinadas materias de las carreras que se dictan, sus alumnos puedan realizar una cantidad de horas de prácticas en las fábricas o empresas. Queremos empezar a acercar a los estudiantes a puestos concretos de trabajo en relación a lo que están aprendiendo. Esta vinculación es fundamental para los estudiantes porque será una oportunidad para volcar todo el conocimiento adquirido y mejorar sus competencias y habilidades.

¿Existe algo similar en otras universidades?

Lamentablemente no. Desde hace tiempo venimos observando algo muy evidente: la escasa experiencia en la práctica que tienen los estudiantes universitarios al graduarse, entonces queremos tener ese aspecto diferenciador para nuestros graduados, que cada estudiante de la UMET se reciba con horas de prácticas en los puestos de trabajo que sus carreras determinen. Esta es una gran innovación para nosotros y para el mundo de la educación, justamente es el modelo de universidad que queremos para y con los trabajadores. Y con un importante vínculo con el sector empleador, sobre todo para que cuando el estudiante termine, tenga una experiencia real y concreta de trabajo, de esa forma se facilita la futura inserción.

¿Y en materia de investigación?

En esta línea pondremos a la Formación Profesional como objeto de estudio, que aún no lo es en el ámbito académico de nuestro país. Esta innovación nos permitirá producir conocimiento científico sobre la materia, y desarrollar herramientas a partir de la detección de debilidades a superar y de fortalezas a replicar. Para esto articularemos con diversas organizaciones como por ejemplo con el CITRA, Observatorio de Educación y Trabajo, IDES y toda institución que esté interesada en la temática.

¿Cómo piensan la articulación con otras instancias de investigación en la Universidad?

La articulación se va a dar a través del Departamento y los vínculos que éste vaya generando a nivel externo, como así también los ya existentes desde la Universidad. Y por supuesto que vamos a diseñar proyectos de investigación en línea con la Secretaría de Investigación, área con la que nos complementaremos.

¿Cuál consideras que es el aporte central de este departamento?

El aporte más importante será el fortalecimiento institucional de las escuelas de formación profesional. Me parece que ése es el punto central. Queremos que las escuelas sean de calidad y que puedan brindar las herramientas concretas para que los estudiantes se desenvuelvan libre e independientemente y, que a partir de la formación profesional cada uno de ellos armen sus proyectos de vida y que el hecho de formarse en el sistema de formación profesional, sea una opción real de formación en trayectos laborales. Consideramos que la formación profesional abre las puertas para que cada persona pueda dignificarse a través del trabajo.

¿Cómo lo ves en el futuro?

Un Departamento universitario activo y al servicio de las escuelas de formación profesional, de los gremios y también del sector privado. Y lo veo como un espacio único que permitirá la jerarquización de la formación profesional desde afuera del sistema en todo el territorio nacional, por ende estrecharemos el vinculo educación-trabajo.

*Gustavo Álvarez es Licenciado en Ciencia Política de la UBA, lleva adelante desde la FATERyH la referencia en materia de educación para el trabajo a nivel nacional. Presidente de la Red Sindical de Escuelas de Formación Profesional, que es una red integrada por varios sindicatos y que surgió con el objetivo de fortalecer las escuelas de formación profesional. Actualmente dirige la Red Internacional de la Educación para el Trabajo, creada con Víctor Santa María, para promover determinadas acciones a nivel mundial en el marco de la formación profesional.

General, Novedades

Newsletter

Recibí todos los meses en tu mail las novedades y eventos de la Universidad.