Departamento de Desarrollo Emprendedor

Cabecero

Alejandro Mashad: “La actitud emprendedora atraviesa cualquier actividad humana”

29 Julio, 2015

“El Departamento de Desarrollo Emprendedor es sin dudas uno de los diferenciadores de la UMET, porque es la primera universidad argentina que ubica al desarrollo emprendedor como un asunto transversal y obligatorio para todas las carreras que acá se dictan”, indica Alejando Mashad, director del departamento.

Mashad, tiene una larga historia de trabajo con y desde el emprendedorismo, se considera a sí mismo un emprendedor y tiene una gran fe en la transmisión y creación conjunta del saber emprendedor. Con este objetivo ha participado en la visión e implementación del Departamento de Desarrollo Emprendedor en la UMET, que dicta 8 materias que los estudiantes cursan a lo largo de toda su carrera universitaria, dos por año.

– ¿Es posible enseñar a alguien a ser emprendedor?

Ése es uno de los grandes temas. ¿Emprendedor se nace o se hace? El mundo está dividido al respecto.

Nuestra definición de emprendedor es amplia: no es sólo emprendedor el que empieza una empresa de negocios, sino también el que empieza una organización sin fines de lucro, por ejemplo, una organización social. También para nosotros es emprendedor aquél que se conoce como “intrapreneur”, que es emprendedor dentro de una compañía u organización. Es decir, trabaja en relación de dependencia pero tiene una actitud emprendedora.

Tratamos de inculcar lo que se llama la “actitud emprendedora”, y esta es la clave de departamento. Hay ciertas características personales (como por ejemplo la toma de riesgos) que son innatas, pero la actitud emprendedora se puede enseñar y es un complemento perfecto. Tener una “actitud emprendedora” es la clave a la hora de enfrentarse a la resolución de problemas.

El mundo laboral hoy y del futuro, necesita de un trabajador con características diferentes. Una persona que tenga auto-motivación, que sea creativa, que sepa resolver problemas, que le dé soluciones nuevas a problemas viejos, que sepa trabajar en equipo, comunicar sus ideas, son características que no se pedían en el sistema verticalista que ha imperado en las empresas hasta no hace mucho. Poder trabajar concierta horizontalidad, con esa autogestión dentro de la empresa, son aptitudes que van a generar un diferenciador en nuestros estudiantes.

– ¿Cuáles son los objetivos del departamento y las herramientas que acá se brindan?

Nuestros objetivos en el departamento son varios. El primero es inculcarle las bases de esta “actitud emprendedora”, además de un conjunto de herramientas valiosas relacionadas con el ser emprendedor. El segundo, transmitir esos conocimientos con herramientas pedagógicas que los hagan interesantes para los alumnos. Por último no perdamos de vista que un chico que estudia, por ejemplo, Educación Física tiene Desarrollo I y se pregunta “¿para qué tengo yo esta materia, si a mí esto no me sirve? Estoy perdiendo el tiempo”. Por lo tanto nos proponemos que entiendan que esto es importante conocerlo tempranamente, en las primeras materias.

En el caso del emprendedorismo es muy difícil separar la teoría y la práctica. Es una disciplina que se enseña mucho haciendo y viendo lo que otros han hecho. Usamos casos, videos, traemos emprendedores para que les den charlas a nuestros estudiantes. Y trataremos que en el futuro también visiten organizaciones de emprendedores, para que conozcan de primera mano qué es el desarrollo emprendedor.

Aquí les enseñamos cómo plantear una organización, cuáles son los pilares fundamentales, qué tienen que ver a la hora de evaluar oportunidades, algo de lo económico financiero, cómo hacer un presupuesto, cómo leer un balance, cómo hacer un estado de resultados, algo de marketing, las claves para obtener financiamiento, los pilares básicos que necesita un emprendedor. Además tratamos de que desarrollen nuevas habilidades. El emprendedor necesita de habilidades que no adquirió en la primaria, ni en la secundaria. Por ejemplo: ¿cómo transmitir una idea? ¿Cómo armar una presentación que sea interesante para un público y cómo transmitirla para poder convencer a ese público de que la idea vale la pena? Cómo negociar, cómo liderar equipos, cómo gestionar el tiempo cuando es un recurso escaso.

– ¿Cómo se maneja esto desde el punto de vista cultural, en el sentido de que mucho de los casos y ejemplos son de otros países?

El emprendedorismo es una disciplina de estudio que nació en los Estados Unidos. Por lo tanto, hay mucha bibliografía en inglés, con casuística de países que hablan inglés.
La teoría económica hasta los años ’50 y ’60 indicaban que la aguja del desarrollo económico sólo la movían las grandes empresas, por lo que sólo se estudiaba la influencia de las grandes empresas en el desarrollo. Esto fue así hasta que se empezó a ver que la innovación y las empresas que surgen en base a una idea, es decir, el emprendedorismo, también son elementos muy importantes en el desarrollo. Esto es lo disruptivo, que los cambios en las industrias surjan del mundo emprendedor. Es ahí donde se empieza a poner la lupa sobre el emprendedorismo como disciplina de estudio.

De los países centrales esta forma empezó a percolar en países de América, Europa, Asia, etc. En Argentina, hoy por hoy, no estamos en el principio. Aquí siempre han habido emprendedores, pero el desarrollo del ecosistema emprendedor y su estudio comenzó hace unos 20 años, es decir hace relativamente poco tiempo. Hoy ya tenemos un ecosistema emprendedor bastante importante y tenemos casos de emprendedores locales exitosos. Además, Argentina es un país muy emprendedor. La tasa de emprendimiento es una de las más altas de América Latina y del mundo.

Lo que tratamos de hacer en el departamento es tomar los conceptos principales, que obviamente son transversales a todo el mundo emprendedor, y mostrar la casuística local. Por eso traemos emprendedores argentinos a la Universidad por ejemplo.

– ¿Cómo son las investigaciones que se realizan en el departamento?

Estamos en pleno proceso. Nuestros profesores escriben notas técnicas, que son contenido básico de la materia relacionado a las distintas disciplinas de la UMET. Esas notas técnicas tienen nuestra visión, adaptada a la cultura local, de lo que son los grandes conceptos. El objetivo es generar unos cuadernos de Desarrollo Emprendedor, que van a servir no sólo como material para los estudiantes, sino también como difusión, porque los vamos a imprimir en libros y van a estar al alcance de cualquiera.

Hemos también presentado un proyecto para empezar a medir y a sacar conclusiones sobre nuestro propio caso, porque somos conscientes de que estamos generando un caso de estudio. Estas ocho materias de Desarrollo Emprendedor van a ser un caso de estudio que se puede extrapolar o implementar en otras Universidades. Queremos empezar a medir y a sacar conclusiones de acá a la mitad del camino sobre qué cosas han funcionado bien y cuáles no, para así poder darle una vuelta de tuerca y tener así algún caso de desarrollo emprendedor dentro de la UMET.

La UMET es un emprendimiento y Desarrollo Emprendedor es un sub-emprendimiento dentro de la UMET. No hay camino hecho y estamos creando un camino.

– Es un ejemplo de emprendimiento dentro de una entidad educativa…

Exacto. Y lo innovador es lo transversal y obligatorio (además de la cantidad de horas en total dedicadas a la materia ¡que son muchas!). En general en las universidades, Desarrollo Emprendedor o emprendedorismo siempre es un satélite, una materia optativa que solamente se la dan a alumnos que tienen carreras relacionadas con lo económico: contadores, administradores de empresa, ingenieros industriales y ¿por qué un médico no puede ser emprendedor? ¿Por qué un artista no puede ser emprendedor? La actitud emprendedora atraviesa cualquier actividad humana.

– ¿Una reflexión final?

Me gustaría hacer un poco de hincapié en el principio. Yo dirigí la Fundación Endeavor varios años (que es una de las organizaciones más importantes en el tema en el mundo). Una de las patas de las que hablábamos era la educación emprendedora, y el rol del tema en la Universidad y en la secundaria. El hecho de que yo esté acá es la concreción de un sueño que tuvimos muchas personas durante mucho tiempo: el de incorporar en la Universidad la temática de una manera seria, transversal y obligatoria. Estar en la visión y ser parte de la implementación de esta visión es muy enriquecedor, es un gran desafío. Pero quizás lo que más me moviliza detrás de eso es tratar de cambiar vidas, como nos ha pasado ya con chicos que entraron acá y que cuando hablo con ellos me dicen que uno de los grandes descubrimientos que han tenido en la UMET es saber que existe el mundo emprendedor y que ellos pueden ser emprendedores. Eso abre, expande la mente de la una persona y el horizonte de hasta dónde se puede llegar. Es la base de todo lo que hacemos, mostrar que cosas que parecen imposibles son posibles. Si logramos que la mayoría de los alumnos piense eso, logramos el objetivo.

General, Novedades

Newsletter

Recibí todos los meses en tu mail las novedades y eventos de la Universidad.